Síguenos en:

Contacto:

LECHES

leche entera alpina

La Leche es uno de los alimentos líquidos de mayor consumo especialmente en edades tempranas, ya que por su alto valor nutricional es incluida en la alimentación para garantizar el adecuado aporte de calcio y proteínas en los niños, de tal manera que favorezca el crecimiento de huesos, dientes y tejidos.

 

Como parte de su tratamiento requiere ser llevada a altas temperaturas para eliminar aquellas sustancias indeseables en el alimento, y debe ser distribuida en empaques especiales que mantengan su frescura y calidad.

 

La leche cuenta con un valor nutricional único, ya que además de su alto contenido de agua necesaria en la hidratación diaria, aporta proteínas, grasas y carbohidratos, además de esto contiene minerales como calcio, fósforo, vitaminas del complejo B y vitaminas A y D3.

 

La principal proteína de la leche se llama Caseína, un nutriente de alta calidad que por tener un mayor contenido de aminoácidos esenciales, es utilizado de manera más eficiente por el organismo. Los aminoácidos esenciales son la unidad más pequeña de la proteína que deben ser aportados en la alimentación ya que el cuerpo no puede producirlos, por eso el aporte de proteínas de la leche es importante para la formación de tejidos y músculos durante el crecimiento.

 

Las grasas presentes en la leche son las encargadas de enriquecer su sabor y dar cremosidad, además tienen funciones importantes como aportar energía, y favorecer la absorción de vitaminas como la A, D, E y K; sin embargo, actualmente es posible eliminar una parte o el total de la grasa en la leche y se puede adquirir leche semidescremada o completamente descremada, esto con el fin de disminuir el aporte de calorías y grasas, sin afectar el contenido de proteína y calcio en personas que tienen restricciones en su dieta.

 

El aporte de carbohidratos de la leche es a partir de la lactosa, la cual es conocida como el azúcar de la leche que mejora la absorción de calcio a nivel intestinal; sin embargo en caso de intolerancia es necesaria su restricción. Es por esto y debido a un aumento de la población con intolerancia a la lactosa, que actualmente es posible encontrar leche deslactosada que mejora su digestibilidad y permite un aporte adecuado de proteínas y calcio en la alimentación.

 

La leche contiene calcio y fósforo, los cuales son minerales abundantes en el cuerpo y trabajan de manera conjunta en la formación y renovación de los huesos, además ayudan a mantener dientes fuertes y sanos.

 

En cuanto a vitaminas, la leche contiene vitaminas del complejo B, principalmente B1 (Tiamina) y B2 (Riboflavina) y vitaminas liposolubles como las  A y D. Las vitaminas del complejo B están encargadas de favorecer la utilización de nutrientes de la dieta e intervienen en la salud del sistema nervioso, la vitamina A por su parte está encargada de mejorar procesos de visión, y la vitamina D de mejorar la absorción de calcio y su fijación en los huesos.

 

En conjunto todos los nutrientes de la leche trabajan para favorecer la salud de huesos y dientes además de promover un adecuado crecimiento y de garantizar las reservas suficientes de calcio, que disminuyan el riesgo de padecer enfermedades óseas en la edad adulta. Por eso debe la leche deber ser incluida en la alimentación al menos una vez al día.

 

Pero aparte de su importante valor nutricional, la leche es un alimento cremoso y delicioso, el cual puede ser consumido solo en cualquier momento del día, tomarse combinada con otros alimentos como chocolate, café, avena, o acompañada de otros alimentos como galletas, tortas, o dulces, en los refrigerios, ya sea en la mañana o en la tarde.