Síguenos en:

Contacto:

Leche UHT Entera

La leche es un alimento nutritivo y de alto consumo especialmente durante el crecimiento, ya que por su alto valor nutricional garantiza el adecuado aporte de calcio y proteínas en los niños, y favorece el crecimiento de huesos y tejidos.

 

Para que la leche pueda ser consumida con tranquilidad y no genere ningún riesgo para la salud, es necesario llevarla a un proceso llamado Ultrapasteurización (UHT), que consiste en someter la leche a altas temperaturas para garantizar la eliminación de cualquier partícula o microorganismo indeseable en el alimento. Este proceso es ideal ya que no altera ninguna de las características de la leche en cuanto a color, olor y sabor, además conserva todo su contenido nutricional ayudada por envases en cajas o bolsas con características especiales que conservan su frescura y calidad.

 

La Leche Entera UHT mantiene el valor nutricional de la leche fresca, además de su alto contenido de agua necesaria en la hidratación diaria, aporta proteínas, grasas y carbohidratos, contiene minerales como calcio, fósforo, vitaminas del complejo B y vitaminas A y D.

 

Las proteínas presentes en la leche son de alto valor biológico, es decir contienen más aminoácidos esenciales y esto permite que sean usadas por el cuerpo de forma más efectiva. Un aporte adecuado de proteína garantiza la adecuada formación y mantenimiento de músculos y tejidos sanos.

 

La Leche también contiene grasa, nutriente que enriquece su sabor y cremosidad, cumple funciones importantes como aportar energía, ayudar a mantener la temperatura corporal y favorecer la absorción de vitaminas como la A, D, E y K.

 

Los carbohidratos presentes en la leche corresponden al contenido de lactosa o azúcar de la leche. La lactosa tiene como función principal mejorar la absorción de calcio a nivel intestinal.

 

El calcio y el  fósforo que aporta este alimento, son minerales abundantes en el organismo, que suministrados en una proporción adecuada, trabajan de manera conjunta para promover una adecuada formación y remodelación de los huesos. Además intervienen en la contracción muscular y en la coagulación de la sangre.

 

Por su parte las  vitaminas del complejo B, tales como B1 (tiamina), B2 (riboflavina) y B3 (niacina), y vitaminas liposolubles como las A y D que contiene la leche, son las encargadas de favorecer la utilización de nutrientes de la dieta e intervienen en la salud del sistema nervioso. La vitamina A tiene como función principal mejorar procesos de visión, especialmente visión nocturna, y la vitamina D, mejora la absorción de calcio y su fijación en los huesos.

 

En la población ecuatoriana se promueve el consumo de leche y sus derivados al menos una vez al día, ya sea sola o combinándola con otros alimentos como chocolate, café, avena, entre otros. También es un acompañante ideal de alimentos como galletas, tortas, dulces, entre otros.