Síguenos en:

Contacto:

POSTRES Y DULCES

Una alimentación variada y saludable está compuesta por alimentos de todos los grupos, incluido el grupo de azúcares, dulces y postres. Se recomienda no exceder su consumo y acompañarlos de hábitos de alimentación y vida saludables, entre los cuales se encuentran un adecuado aporte de vitaminas y minerales a partir de frutas y verduras, actividad física y un consumo adecuado agua.

 

Estos alimentos pertenecen a los carbohidratos y tienen como función principal proporcionar energía al cuerpo de manera rápida, ya que por su estructura sencilla se absorben fácilmente y son utilizados por el organismo.

 

En la alimentación de los niños y adolescentes, por ejemplo, es necesario incluir los postres porque en estas etapas de la vida se requieren cantidades altas de energía, tanto para promover un adecuado crecimiento y desarrollo, como para la actividad física y la recreación. Estas necesidades van disminuyendo con la edad, por lo cual en los adultos es importante no exceder su consumo, pues este se relaciona con mayores depósitos de grasa corporal.

 

En la alimentación de los adultos, los postres y dulces cumplen con la función de proveer calorías necesarias para el funcionamiento de órganos, especialmente del cerebro que requiere de glucosa para su buen desempeño. (La glucosa es la unidad más pequeña de los carbohidratos).

 

Los dulces y postres son alimentos que siempre están presentes en los momentos de alegría, celebración y su consumo se asocia con placer, ya que la ingestión de  carbohidratos, especialmente en forma de azúcares, estimula la producción de serotonina, una sustancia que entre muchas de sus funciones, regula los estados de ánimo. Además estos alimentos hacen parte de nuestra alimentación diaria, son el cierre perfecto de un delicioso almuerzo o una opción ideal para compartir con tus invitados. También pueden ser combinados con muchos otros alimentos entre los que se encuentran, lácteos, frutas o derivados del cereal como las galletas.